Sobre espacios contenedores.


1999 técnica mixta sobre lienzo



2015 pintura digital

El pensamiento racional está en el público. Las obras no son fácilmente aceptadas por el público educado ni el público popular. El primer grupo está a merced de la gris burocracia de la cultura que los obliga diariamente a ser cada vez más insensibles o a estar indiferentes a las transformaciones necesarias del trabajo del artista (qué contradicción). El segundo grupo es aquel que quiere ver el arte para verse a sí mismo, o para ver lo que generaciones anteriores vieron. Sólo quieren decorar sus emociones y no quieren ser sometidos a nuevas experiencias. Este es generalmente el público del artista moderno de hoy. Decidido a realizar una vía de creación, bajo estas condiciones circunstanciales inhóspitas, producir imágenes desde la expresión existencial y en el espacio contenedor de las emociones gestionadas fue un camino de fruición limitada.